Bajo mi cama.

Tus recuerdos se han quedado

en el cajón oculto de mi cama.

Como todo lo que pasa a segundo plano.

Lo que un día se mantuvo alto,
hoy se ha caído al suelo,
lo he tirado.

Tu olor en mi almohada
lleva el temor amargo
de ir cada noche
desapareciendo un poco más.
Dice siempre que vuelve
y siempre, mientras vuelve, se va quedando atrás.

He construido columpios
de lado a lado de tu corazón.
Y no es que me haya caído,
he saltado.
Y ya no salto contigo.

Me he perdido
en el cómodo regazo del miedo,
en la frágil teoría del más fuerte.

He tentado a una mágica vida mortal
por una absurda mortalidad inerte.
La parte por el todo.
Todo por nada.

Y no creas que me he quedado dormida
sobre esta cama.
Prefiero refugiarme bajo ella,
con tus recuerdos.

Aislada del mundo.
Ese, que es tan pequeño,
que parece que nada malo pueda pasar.
Pero pasa.

Y me quemo.
Y ya no ardo contigo.

He buscado tu globo
ese al que salvamos la vida una vez
besando en los labios,
ese que no quiere otra despedida,
que prefiere salir volando.

Y vuela.
Y ya no volamos.

Bajo mi cama
has desordenado todas las salidas
de este puto laberinto
y así estoy yo sin tí.
Perdida.

Me quedaré sentada.
No me busques,
a ver si así, de alguna forma,
te encuentro..

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s