Ser o no ser.

Soy un hueco vacío en la cama.
Unos brazos que se buscan y no se encuentran
cuando otros los llaman.

Unos versos que se acomodan inciertos
en árboles de otras ramas
que no florecerán hasta pasado un tiempo.

Soy una boquilla de un cigarro
asesinada por el carmín
de otros labios quemados
a los cuarenta grados
de un desolador Madrid.

Ese grito mudo que ya no resuena,
que ya no hace eco en ninguna cueva
y no me acerca las maravillas a ti.

Soy el río que,
aunque suena,
no lleva agua que desemboque en ningún país.

Llevo mil peces que mueren por otras bocas
y a mi me toca
quedarme aquí.

Soy un reloj exclavo del tiempo, que se escapa.
Huyendo de las horas, que no vuelven.
Buscando los minutos, que se pierden.
Atando esas sogas que matan.

Ese tiovivo
que da vueltas sin sentido.
Ese rincón perdido
entre el hueco de mi falda.

Soy un acción y corten continuo,
el puñal clavado en la espalda
de cualquier individuo
que acrecente el camino de balda a balda
y quede estancado en su castillo.

Soy esa huella permanente
que ya ha borrado la marea.
Esa huella que perviertes
e inviertes en mi costado
cuando el día cesa.

Un azulejo roto.

Un tren cansado
de esperar en las vías
promesas que llevan tu nombre,
planes que ni tú creías.

Soy un contrato
de puntos finales y letras pequeñas.

Ese Lucifer que no advierte,
que con fuego juega
y arde.
Se quema.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s